sábado, 27 de mayo de 2017

¿Critica literaria?

     Supongo que ando perdido. Incapaz de disfrutar, como cualquiera, de una dulce tarde de verano a la fresca, dejar pasar las horas entre adormecido y admirado, criticar al vecino de al lado o comentar la noticia del día sin otro run run que el vuelo veloz del ruidoso vencejo.
     Quizás sea culpa del afán crítico. Incapaz de disfrutar, como cualquiera, de la belleza, me pregunto por su razón de ser. Ninguna duda me cabe que soy un entrometido. Podría disfrutar, como cualquiera, de un libro entretenido, dejarme ir, evadirme en otro rincón y luego presumir, como cualquiera, de la adquisición de ricos conocimientos, de sabiduría.
     ¡Pero no! Me posee la maldita manía de reflexionar acerca de aquella actividad tan peculiar, tan humana, como es la lectura. No importa que sea novela, ciencia, historia o poesía. Necesito leer con herramienta en mano, subrayar los párrafos clave, encontrar los móviles del escritor.
     ¿Sirve para algo la crítica literaria? Desde luego que hoy es escasa.
     Las editoriales y empresas similares relacionadas con el mundo del libro necesitan usar de ella para interesarnos en sus recomendaciones. Pero, ¿quién está libre de pecado?

"Las acciones de los hombres, de ordinario son buenas, más sus razones de obrar rara vez lo son"
ELBERT HUBBARD

"Muchas veces nos avergonzaríamos de nuestras más nobles acciones si el mundo conociera los motivos que nos han impulsado a ellas"
LA ROCHEFOUCAULD

     Sí, supongo que es el afán de notoriedad, aunque yerre el tiro. Cuántos escritores gozan hoy de prestigio gracias al mentado padrino.
     De todas maneras el crítico es un mal necesario. El lector acude a ciegas a la librería, más parece palpar el libro que tratar de hacerse con aquello que el escritor pugna por comunicar. La calidad de la edición se advierte en las tapas y en la sobrecubierta y no en aquello que nos pueda revelar.
     No, no pretendo sentar cátedra. Ante todo soy lector. Sí, he escrito alguna que otra novela, pero estos devaneos vienen al hilo de que ahora también soy librero y voy conociendo más de cerca al lector.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Siempre me quedo insatisfecho, pero trataré de perseverar.

      Eliminar
  2. "El lector acude a ciegas a la librería, más parece palpar el libro que tratar de hacerse con aquello que el escritor pugna por comunicar" ¡Whow!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) En realidad es sencillo, fijarse en el interior o en el exterior.

      Eliminar
  3. Y como librero espero que recomiendes aquello que te ha gustado, pero ¿ qué se siente cuando te preguntan por algo que sabes nefasto? Porque los garbanzos sin los garbanzos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo me vas conociendo ya Sara, y me gusta llamar a las cosas por su nombre. En verdad a mí no me parece que haya malas lecturas. El problema viene cuando el que lee cree estar formándose culturalmente, como si cualquier lectura enriqueciera el alma, cuando resulta que no, que si uno alberga pretensiones con respecto a la lectura, debe perserverar, mientras que si solo pretende entretenerse da igual dónde y cómo pique.
      Saludos :)

      Eliminar